Manejo nutricional de aves bajo condiciones de estrés térmico

Un alto porcentaje de aves puede morir a consecuencia de las altas temperaturas frecuentes en el trópico; otras pueden sobrevivir, pero en ambos casos, se confirma una considerable disminución de la producción y productividad. Este artículo, además de describir un cuadro clínico del ave bajo el estrés calórico, ofrece recomendaciones sobre aspectos relacionados con las condiciones de explotación y manejo de alimentos y la lucha contra la alcalosis, incluyendo aspectos terapéuticos.

Se ha establecido que las condiciones más favorables para el crecimiento de los pollos de engorde en la etapa terminadora (21-56 días) ocurren a temperatura ambiente entre los 20 y 25°C, con variaciones no muy pronunciadas si la temperatura aumenta hasta 28°C, considerándose que esas temperaturas constituyen el límite crítico superior de la zona de termoneutralidad, en pollos con pesos superiores a 1 ,5 kilogramos.

En la medida en que esta temperatura se eleva más allá del punto crítico señalado, la morbilidad y la mortalidad tienden a incrementarse, con una disminución significativa del incremento de peso y del consumo de alimento. En condiciones de "olas de calor" con temperatura durante el día excediendo los 40°C, como sucede en algunas zonas de nuestro país, la mortalidad aumenta espectacularmente, superando e120% como consecuencia de la hipertemia y fallos cardíacos-respiratorios. Las pérdidas económicas que ocurren en nuestro país son enormes, considerando que el ave muerta, había consumido más de un 80% de su alimento y estaba casi lista para el mercado.


El ave tiende a reaccionar ante el estrés calórico de diferentes maneras: inicialmente el ave tiende a adoptar posiciones estirando las alas o tendiéndose en la cama, como una vía para disipar el calor, permitiendo una mayor circulación de aire. Otro mecanismo es la disminución del consumo de agua buscando equilibrar su termólisis. Sin embargo, cuando estos mecanismos son insuficiente, la temperatura corporal normal de 41,0 a 41 ,5°C se incrementará hasta 42,5 a 43,0°C, iniciándose un intenso jadeo con aumento de la frecuencia respiratoria, en un esfuerzo por aliviar o disminuir la elevada temperatura interna a través de la transpiraciones evaporativa. Cuando la temperatura ambiental continúa incrementándose o se mantiene a ,niveles cercanos a la temperatura corporal, el ave es incapaz de desarrollar sus mecanismos de defensa y muere, aparentemente debido a un fallo cardiovascular. El margen de temperatura ante e/cual el ave puede sostener una lucha por su sobre vivencia, o sea. el límite crítico superior de temperatura, puede variar entre los niveles de 32 a 40°C de temperatura ambiental y dependerá de la situación particular del estado general de las aves y de las condiciones ambientales del galpón. De una forma general, podemos inferir que las aves jóvenes tienen una mayor respuesta y sobreviven más tiempo que las aves adultas, aunque ambas manifestaron ostensibles bajas en la productividad.

Te puede interesar

Escribe un comentario