Justificando una opinión sobre el canario llamado Timbrado Español

Por JOSE MANUEL GARCIA PELLICER C.N. G-166

Criador de TIMBRADO ESPAÑOL

Como todos sabemos, la cría de canarios de canto para concurso pasa por las fases siguientes:

1ª – Selección de parejas para la cría.
2ª – Cría, propiamente dicha.
3ª – Separación de los pichones o pájaros jóvenes en el voladero / os.
4ª – Clasificación – selección de pájaros con mejores aptitudes (notas) de cara a los concursos.
5ª – Preparación de equipos e individuales para concursar (encajonamiento)

Con lo que voy a exponer no pretendo sentar cátedra, sino dar mi opinión basada en mi experiencia. Aunque imagino que cada uno de vosotros tendrá su idea particular sobre el tema.

Yo llamo FASE DECISIVA al apartado 5º, pues llegados a este punto, cualquier error nos echaría por tierra todo el año de trabajo (planificación, cría e ilusiones).

Partiendo de la base de NO utilizar maestro y ya en el voladero, los jóvenes no deben escuchar machos adultos (algunos comentan que ni hembras), debemos hacer el seguimiento de los “repasos” adelantados, por si detectamos algún defecto que no podamos corregir más adelante.
Haré un inciso para comentar algo sobre los “pájaros guía” o dominantes en el voladero. Hay quien opina que se deben quitar (apartar), pues los demás pájaros intentan seguirlos y se pueden estropear. Pero como dice mi amigo Juan Vera, si quitamos al guía… ¿es que no aparece otro en su lugar?… y si quitamos también a éste, sale otro. Es la ley de la Naturaleza.

Lo que creo importantísimo, es que el pájaro guía no tenga ningún defecto “grande” o que su repaso (canto) sea demasiado fuerte, pues en este caso sí sería perjudicial.

Centrándonos ya en el tema y partiendo de la base de tener hecha la selección de pájaros para los concursos, uno de los problemas más importantes es…¿cuándo tenemos que meterlos en los cajones?. Aquí algunos jueces y criadores somos de la opinión de que tenemos que alargar lo máximo posible la estancia en el voladero, pues los pájaros se dan “caña”, se bajan en “decibelios” y como creo que está demostrado alargan el repertorio.
Ya sé que alguno dirá que esto no es así porque a él le pasó que… etc. Pero cuando hemos enjaulado o encajonado prematuramente a los pájaros, éstos se han quedado “cortos” en repertorio o las notas complicadas (difíciles) no las dan (o las dan mal)

La fecha orientativa del 15 de octubre me parece acertada siempre y cuando el canto de los canarios haya evolucionado “casi” en su totalidad. Cuando enjaulamos los pájaros creo que debemos dejarlos en estanterías, armarios, etc., viéndose por lo menos 10 días y en este tiempo ir ya poniéndolos en torre alternando las posiciones de las jaulas.
Cuando los hayamos escuchado, por similitud de canto, timbre de voz, notas y ritmo de emisión, los metemos en los cajones (siempre abiertos) y es aquí cuando definitivamente “cierran canto”, puesto que cuando oyen y no ven a los demás, se impone el sentido de la territorialidad, que es su jaula.

El factor luz es importante pero a partir del cajón, en la estantería o donde los tengamos, hay que dejarlos cantar para que los pájaros avancen en su recorrido o repertorio. Es aquí donde les dejaremos una luz de semipenumbra, pero teniendo muy en cuenta la ventilación, ya que la falta de ésta afecta a las voces dando notas gangosas o rozantes.

En este punto aconsejaría no cerrar la tapa del cajón, sino graduar la luz ambiental de la habitación. Si tuviéramos posibilidad de tenerlos en una habitación pequeña, sería mejor que en una grande, ya que una buena acústica mejora la dicción de las notas.

La humedad tanto de la jaula (limpieza al máximo, cada dos días), como de la estantería, armario o cajón es también importante porque afecta a las voces.

Una vez controlados estos factores, yo aconsejaría sacar los pájaros dos o tres veces al día durante 30 minutos, si esto no fuera posible por nuestras circunstancias personales, sí lo debemos hacer al menos una vez al día e ir tomando nota como suenan en las distintas posiciones los equipos.

Como normalmente los primeros concursos son a mediados de noviembre, los equipos llevan un entrenamiento de 20 a 25 días de hábito que reducirán al 95% las posibilidades de que no canten.

Los pájaros que normalmente dejamos para individual serán aquellos que destacan sobre los demás por su calidad y repertorio o bien los que no se acoplen en ningún equipo por ser o tener notas diferentes. Pienso que presentar más de tres pájaros es un error puesto que restamos brillantez y claridad al canto de los pájaros.

Y como último os comento algunos detalles que pueden incidir en el éxito de la presentación al concurso:

— Hay que poner en los comederos sólo alpiste (y poco) para que no se despisten con alguna otra semilla.
— Poner poca agua para evitar el baño (aquí podemos emplear el truco de “soplarles” en el bebedero las cáscaras de alpiste del comedero).
— Llevar los pájaros habituados a cantar con luz fluorescente. Ya que la mayoría de los concursos la tienen.
— No arriesgar en los equipos con pájaros que son “vagos” para cantar o que son propensos a fallar cuando los hemos entrenado. Es mejor presentarlos como individuales.
— Presentar las jaulas (sobre todo las bandejas) limpias y no poner papeles en el fondo de las mismas.

Con este artículo sólo pretendo dar mi opinión, pero si con esto algún compañero ha aprendido algo o le he dado alguna idea me doy por satisfecho.

Un saludo y SUERTE

Comenta el artículo

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Cacuso dijo

    la verdad muy buena tu nota se agradece para los que recien comensamos en esto ,fue muy buena gracias.

Escribe un comentario