Introduccion (El origen de las aves)

Las aves pueden definirse como reptiles emplumados y endotermos que han optado por el vuelo como sistema de locomoción. Han modificado las extremidades anteriores transformándolas en alas, han desarrollado dos pares de potentes músculos pectorales insertados en una potente quilla y han reducido su peso al pneumatizar sus huesos y atrofiar su cola sustituyéndola por una especie de abanico de plumas timoneras. Han adoptado una forma globosa con el fin de disponer su centro de gravedad bajo el plano de sustentación de las alas.

Desde el punto de vista de su biología podemos considerar que su forma de locomoción las ha posibilitado acceder a todo tipo de regiones, medios y alimento, así como la realización de espectaculares migraciones. Todo ello les ha permitido diversificarse hasta el punto de convertirse con 8500 especies en el segundo grupo más abundante de vertebrados.

Las aves proceden de los reptiles de la Subclase Archosauria, aunque se duda del grupo concreto que la generó. Pudieron surgir directamente de los Tecodontos que son de marcha bípeda, de los dinosaurios o de ciertos cocodrilos mesozoicos. La falta de datos hace difícil profundizar en las primeras hipótesis que explicarían un antiguo origen de este grupo.

El origen de las aves a partir de los dinosaurios Ornitisquios se basaría en la común locomoción bípeda y en la similar estructura de su cintura pelviana, los dinosaurios saurisquios presentan muchas semejanzas esqueléticas con las aves.

Su ascendencia cocodriliana se apoyaría en la existencia de ciertos “cocodrilos” triásicos que pudieron presentar plumas, como por ejemplo Cosesaurus aviceps de España que además presentaba una cintura pectoral aviar y dientes de estructura similar a las aves mesozoicas.

La pobreza de registro fósil tampoco ha permitido plantear hipótesis convincentes sobre el cómo y el por qué aparecieron las plumas y el vuelo, son dos hechos relacionados que han dado lugar a planteamientos controvertidos. Hay autores que consideran que las plumas surgieron como una adaptación termorreguladora y que solo después fueron utilizadas para configurar alas rudimentarias que permitían a los reptiles bípedos realizar cortos planeos en sus carreras a la búsqueda de insectos voladores. Otros consideran que el vuelo se desarrollo en antepasados arbóreos, al igual que en Peterosaurios y quirópteros que tras pasar por una fase planeadora en la que presumiblemente poseían un patagio, utilizaron las plumas para configurar alas más manejables. Esta última hipótesis defendería el origen locomotor de las plumas que posteriormente tendrían una utilidad termorreguladora.

La taxonomía de las aves es también un tema controvertido que en los últimos 40 años han dado lugar a 7 clasificaciones distintas. Raikow (1985) opina que dado lo encontrado de las distintas escuelas sistemáticas (por ejemplo las discrepancias entre Olson y Cracaft) y la pujanza de las nuevas metodologías (por ejemplo la hibridación de ADN) resulta imposible aventurar una taxonomía asumible por todos los ornitólogos.

Siguiendo la clasificación de Storer que es muy frecuente en los libros de texto, la Clase Aves se subdivide en dos subclases: subclase Archaeornithes, representada únicamente por Archaeopteryx y la subclase Neornithes, que incluye al resto de los grupos.

          Clase Aves

                   Subclase † Archaeornithes

                   Subclase Neornithes

                                Superorden † Odontognathae

                                Superorden Neognathae

                                    O. Struthioniformes, O. Casuariformes, O. Dinornithiformes

                                    O. Podicipediformes, O. Sphenisciformes. O. Procellariformes

                                    O. Pelecaniformes, O. Anseriformes, O. Phoenicopteriformes

                                    O. Ciconiiformes, O. Falconiformes, O. Galliformes

                                    O. Charadriiformes, O. Gaviiformes, O. Columbiformes

                                    O. Psittaciformes, O. Cuculiformes, O. Strigiformes

                                    O. Caprimulgiformes, O. Apodiformes, O. Coliiformes

                                    O. Trogoniformes, O. Coraciiformes, O. Piciformes

                                    O. Passeriformes, O. Tinamiformes, O. Rheiformes

Fig.1 : Clasificacion según Storer

 

Te puede interesar

Escribe un comentario