El schockel

El 5 de marzo de 1836 nacía, en Sankt Andreasberg, Wilhelm Trute, reconocido como el verdadero creador del canario Harz, y que logró reunir en su estirpe de canarios la mayoría de los tours de canto conocidos en esa época. Sus últimos pájaros destacaban sobre todo por sus Hohlrollen ondulados y sus Knorren profundos.

El 20 de octubre de 1889 fallecía Trute y, ese mismo año, iniciaba su interés por la cría de canarios roller Heinrich Seifert, nacido en 1862 en Loebtau e instalado en Dresde desde 1885.

En 1891, tras varias pruebas de cría, Seifert adquiere dos machos al criador Clauss y varias hembras a Zwahr. Los stamm de Clauss destacaban en Knorren y  Flautas, aunque presentaban tonos nasales. Zwahr era conocido por la pureza de canto de sus pájaros.

Desde ese año, el único objetivo de Heinrich sería seleccionar la pureza y profundidad del canto. Año tras año iba destacando en los concursos, y empezando a ser rival difícil para los principales canaricultores de la época.

En 1898, en la exposición general de Leipzig, Seifert deja muy atrás a todos sus competidores, consiguiendo con su stam 497 puntos. Es preciso aclarar que, en esa época, un equipo se componía de seis canarios, lo que en el caso que nos ocupa daba una media de 83 puntos por macho, hecho jamás igualado en aquellos tiempos.

Este famoso equipo rozó la perfección en profundidad y pureza, e incluso añadió un tour a su canto, el Schockel, no identificado como tal aquel año (por ser una auténtica novedad), pero admitido poco tiempo después por los jueces alemanes.

En resumen, el éxito de Seifert se basó en mejorar a los “cantores Trute” reduciendo sus imperfecciones y con tonos aún más profundos.

En algún artículo anterior he incidido en la búsqueda, por parte de todo criador de roller, del pájaro de sonido grave, limpio, hueco. En ese camino se han ido perdiendo muchas notas. Baste comentar que, a principios del Siglo XX, la planilla describía trece touren. Es el día de hoy que algunos de los que aparecen en la escala actual se puntúan en escasas ocasiones, y con muy bajo rendimiento.

Parece comprobado que los canaricultores Harz contemporáneos coinciden en la retirada, para sus planteles reproductores, de canarios con notas de agua o gluck. Esta actuación se basa en la creencia, que comparto, de que dichos touren inciden nocivamente, a la larga, en la pureza/limpieza del canto de línea hueca, mayoritariamente criado en estos días.

Así, hoy se están obteniendo canarios roller de excelente rendimiento en Hohlrollen y Knorren, las notas “reinas” de esta línea. Y, permítaseme la opinión, este éxito se puede tornar en fracaso definitivo de esta raza de canto. Se oyen, cada vez más, pájaros con altísimas puntuaciones en estos dos giros principales y con menor calidad en Hohlklingeln y Flautas, incluso con carencia parcial o absoluta de alguna de estas notas medias. Ni que decir tiene que cada vez se disfruta menos de pájaros con giros timbrados de categoría. Y esta tendencia puede dar lugar a cantores de primera calidad pero sin variación alguna: ruladores profundísimos pero faltos de tonos altos y notas discontinuas. Canarios, en definitiva, aburridos.

EL SCHOCKEL. ( 2)

Como decíamos en la primera parte de este articulillo, Seifert logró canarios con altas dosis de profundidad y limpieza en el canto, en los que apareció una nueva nota que dio en llamarse Schockel (su traducción del alemán se relaciona con efectos espasmódicos de contracción muscular). En los primeros tiempos se llamaba “nota del relincho”, aunque después cobró fuerza la expresión “carcajada”.

Este tour se puntúa hoy sobre 18 puntos. Compuesta, cuando es correcta, de la consonante “H” , asociada con las vocales “U”, “O” ó “OU” , se estructura como nota discontinua, con pausas marcadas, aunque menos que las de las Flautas o de los Glucken. Se estructura en sílabas espaciadas, sin ligazón entre sí, y con un ritmo de emisión  del orden de tres sílabas por segundo, efectuando impulsos de emisión no superiores a ocho sílabas. La vocal debe ser muy pura y plena, y la consonante “H” se oye muy poco, aspirada. Puede ser recta, ascendente o descendente. No es nada conveniente, aunque puntúa positivo, que suene la “A” (risa aguda) ni la “I” (relincho), vocales que se oyen en muchas de las escasas emisiones actuales, y que son de muy baja calidad y puntuación. Intensidad moderada, como corresponde a la profunda tonalidad del tour. Se emite, habitualmente, antes o después de una flauta. Es fundamental, para considerar a los Schockeln como tales, que el canario los emita dándoles el impulso de choque espasmódico. Si la emisión silábica no se efectúa de esa forma tan singular e inconfundible (espasmos desde el pecho hasta la cola), podemos estar ante un Hohlklingel lento o ante una Flauta acelerada, ya que el ritmo del Schockel es intermedio entre los de estos tours. Por buscar similitudes, la más clara es el ulular de la tórtola, o la carcajada de Papa Noel.

Entre 1930 y 1935, Monsieur Raoul Carpentier relató estadísticas sobre concursos belgas, franceses, alemanes y holandeses. Entre 5.000 pájaros, de los que 248 no cantaron parcial o totalmente, el 44% emitieron Schockel. Y, de ellos, 6 obtuvieron 8 puntos, 20 conseguían 7, y 374 entre 5 y 6 puntos (el máximo en aquella época era 9). Hoy en día es muy difícil escuchar este tema, casi desaparecido. ¿Por qué?

Hay varias teorías, y creo que múltiples causas. En primer lugar, el carácter recesivo de dicho tour. Es una nota difícil de criar, de obtener y de fijar. Se le llegó a llamar, por ser propenso a aparecer y desaparecer del canto del canario o de la estirpe, aberrante o caminante.

Influyó también la especialización en touren, el auge del Gluck, la división en líneas de canto (huecas o de agua), etc.

Un canario Schockel con otro no Schockel da canarios no Schockel. En los primeros productos de la cruza, el Schockel queda ausente. En cambio, el apareamiento de F1 con F1 da pájaros que de nuevo pueden cantarlo. Fratantoni recomienda que, para esta cría, los pájaros no Schockel que se utilicen posean un hueco óptimo, tengan touren largos y continuados,  y un carácter tranquilo.

EL SCHOCKEL. (y 3)

Decía Drove, en 1962, que “la estructura del auténtico canto roller de calidad debe estar constituida con carácter dominante por múltiples variaciones rodadas puras de Hohlrollen y Knorren, complementadas por excelentes Hohlklingeln, Pfeifen y delicados Klingeltouren. La introducción de Glucken y Schockeln para obtener más temas en el repertorio de nuestro canario no compensa la pérdida de pureza y armonía de los temas básicos al ser afectados por los de características totalmente distintas. Los canarios roller tienen sus órganos de canto predispuestos particularmente para ejecutar ruladas puras, que deben ser su fuerte, como también las intermitentes de ritmo acelerado. Si por selecciones sucesivas conseguimos que lleguen a emitir excelentes notas lentas de estructura compuesta totalmente distintas a las rodadas es innegable que éstas perderán su más pura esencia y llegarán a mixtificarse por la influencia de caracteres antagónicos”.

Evidentemente, no estoy en condiciones de discrepar de lo que opina el maestro Drove, gran especialista en la canaricultura roller, cuyos excelentes artículos son, para mí, dogmas. Sólo una pequeña cuestión: si un canario emite una nota no rulada continua ¿puede hacer degenerar al Hohlrolle y al Knorre?. Entonces, un Hohlklingel y una flauta serían nocivos. No lo creo. Y una emisión discontinua, casi semidiscontinua, como el Schockel, de ritmo intermedio entre los maravillosos y fundamentales temas citados, no puede ser nociva tampoco.

Leamos, en este sentido, a Fratantoni, del que extractamos frases sueltas, publicadas en 1956: “Muchos jueces confunden Hohlklingel y Schockel. El Schockel contribuye a embellecer el canto de un canario cuya característica sea hueca. Este tour pertenece a canarios de línea hueca pura y resulta muy difícil criarlo o encontrarlo en planteles que respondan a la línea de agua o que posean glucken como desarrollo importante. Existen pájaros con Schockel mediocres, de 2 ó 3 puntos (sobre 9), lo que no quiere decir que respondan a una línea pura de este tour. El Schockel es un tour que tiene poca predisposición a degenerar. Juzgo acertado considerar al Schockel como el sonido producido por una campana de gran tamaño, dejando para el Hohlklingel la representación de una mediana y para el Klingel el difundido por campanilla de plata o cencerro. Las consonantes juegan un papel secundario en este tour en el que las vocales asumen toda la responsabilidad. La misma inteligencia necesitan los pájaros para realizar Hohlrollen ondulados, de vocales huecas y profundas, que para emitir Schockel de primera magnitud. Al revés, los ejemplares que cantan touren de agua, poseen otra inteligencia y, si bien pueden dar Schockel, éste será de poco o ningún valor para considerarlo como tal. Un pájaro Glucke no podrá ser un buen cantor de Schockel.”

 Creo, con Drove y Fratantoni, que debemos buscar tonos fundamentales (bajos, graves), con oquedad y calidad musical. Para mí, lo degenerante no es el ritmo discontinuo, sino los tonos agudos o mixtificados (las “C” de Gluck, las “BL” de Wasser).

Es evidente que un canario obtendrá mayor éxito en su Hohlrolle si sólo dice esa nota. Hay pájaros cuya siringe está hecha para el rulo, y que aprovechan todo su aire para emitirlo: llegan a sonidos excelentes, con puntuaciones espectaculares, pero sin variación de temas. Un canario que diga cuatro, cinco notas, será menos “especialista” en cada una de ellas, pero, para mi gusto, mucho más agradable de oir.

 

 

Después de lo escrito, resumido de varias publicaciones, llego a una conclusión muy particular y, según mi costumbre, muy poco técnica:

Dicho quede que prefiero, y busco, un pájaro alegre y variado de notas. Que me gusta el bajo profundo (por lo que cultivo el Knorre, bajo extremo del canto roller, que se emite a 174,6 ciclos/segundo). Y que considero conveniente añadir a mi línea el Schockel. ¿Por qué? Es nota grave y hueca. Precisa un pájaro con capacidad de siringe, bajo profundo (este tour nació en los stamm más profundos y huecos de Seifert). Es pura y limpia, con lo que no parece existir peligro de mixtificación. Y no parece compatible con agua y gluck (estadísticamente, los canarios que portan Schockel no suelen emitir dichas notas), con lo que una estirpe con esta nota sería más “inmune” a las impurezas en su canto.

Y, sobre todo, es muy agradable de oír y “ver”. Seguro que me divertiré más: porque estaré rodeado de “carcajadas”.

 

Alejandro Cuervo Montes.

Te puede interesar

Escribe un comentario