Apuntes de Genética en el canario Timbrado Español

APUNTES DE GENÉTICA EN EL CANARIO DE CANTO TIMBRADO ESPAÑOL

Este ave canora tan sorprendente es una de las tres razas de canto, reconocidas por la C :M. Es por supuesto el familiar más próximo del canario silvestre (serinus canario) que aún en nuestros días goza de total libertad en el archipiélago del que toma su nombre.
Este fringílido, de color verde y unos 13 cms. De tamaño, ha sido criado, mimado y moldeado en cautividad por muchos adeptos que tiene. Canaricultores que basados en combinaciones genotipicas y fenotipicas y respetando siempre su pureza, han sabido llegar hasta el canario que hoy todos conocemos como CANARIO DE CANTO TIMBRADO ESPAÑOL.
Este es un sinfín de notas, pasajes musicales y combinaciones conjuntas que su voz emite y aunque se le llama timbrado, no es precisamente por sus timbres, sino mas bien por su tono de voz. Esta raza tan maravillosa nos sorprende año tras año a los aficionados, con sensibilidad y buen oído musical, a base de sus composiciones de canto discontinuo y lento que emite con gran maestría y dulzura.
Conseguir esto tan espléndido no es nada difícil. Si hay que ir seleccionando los ejemplares mejor dotados, o sea, sanos, bien proporcionados, morfológicamente, y dando especial importancia a las HEMBRAS, ya que la influencia materna en el fenotipo-genotipo de un individuo, por caracteres que se expresan al principio de la vida animal sobre todo en aves, es manifiesta. Así mismo, existe un comportamiento ambiental materno que es común a todos los nacidos de la misma hembra.
La forma de CRIA mas segura para llegar a obtener una buena extirpe, es la CRIA en combinaciones consanguíneas, para conseguir elementos HOMOCIGÓTICOS (puros) y poder llegar , con ciertas garantías de éxito.
En muchos casos, HEMBRAS HETEROCIGÓTICAS ( impuras geneticamente), exhiben los excelentes historiales de sus antecesores y cuando se las aparea con un macho homocigótico (puro) , pueden tener excelentes hijas.
¿¿¿Porqué da buenos resultados la PRUEBA DE LA DESCENDENCIA???, simplemente, porque se trabaja hacia una completa uniformidad mas segura, en cuanto a las buenas cualidades genéticas heredadas y hacia una mayor pureza de extirpe, con la ausencia de cualidades recesivas indeseables que nos dan, entre algunos ejemplares aceptables, otros, realmente decepcionantes.
La mayoría de nosotros, no tenemos una idea CLARA de la razón por la cual, la CONSANGUINIDAD produce CRIAS enfermizas, débiles o de mala calidad y es que aparte del deber de criar con ejemplares SANOS .debemos tambien darnos cuenta, que la causa de los problemas de la consanguinidad, es la heterocigosis y por tanto, contra tal problema, la solución es tener al menos un ejemplar de cada pareja formada, HOMOCIGÓTICO (puro) para usarlo en consanguinidad.
¡¡¡SI FUERA MACHO MEJOR, DARÍA HEMBRAS DE CALIDAD QUE ASEGURARIAN EXCELENTES PROLES EN EL FUTURO!!!. Sino será un trabajo un poco a ciegas, como hasta ahora.
Quiero volver a resaltar al final de este escrito la cuestión ambiental y la tendencia de los jóvenes una vez finalizada la cría.
Por enésima vez he de volver a insistir, que hay que “sacar”, sin duelo, del habitáculo donde van a permanecer los jóvenes, a los machos adultos, con el fin esencial de que no sean ESCUCHADOS. Se harán grupos de hermanos (machos y hembras) hijos todos de una misma madre. Y se colocarán en jaulones hasta que casi hayan cerrado el canto, lo cual suele suceder en otoño. Se les ubica, perfectamente, en el mismo habitáculo, pues entre los distintos grupos, no se copian, sobretodo situando los jaulones superpuestos….La mejor forma. De esta manera, cada grupo desarrollará su CANTO de acuerdo a su herencia. ¡¡¡No habrá selección!!!

HERENCIA…. Es la facultad que tienen los seres vivos de transmitir sus caracteres, tanto morfológicos como fisiológicos y psicológicos, a los descendientes de las sucesivas generaciones.

LEON 29 de MARZO DE 2003

Estimado Ricardo, en primer lugar quisiera agradecer tu intervención, ya que con ella entiendo que pretendes dar un giro de 180 grados al rumbo que últimamente había tomado este foro. Espero y deseo que, tal y como yo voy a hacer con el presente escrito, otros sigan tu ejemplo.

En segundo lugar, y como complemento a tu interesante escrito, en cuanto a la homocigosis referida al “factor canto” quisiera hacer una breve exposición.

Partiremos de la premisa de que, a diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, con determinados factores (lipocromo amarillo, blanco dominante, etc…) que afectan al color del plumaje, y que se encuentran regulados por uno o pocos genes y con nula o escasa incidencia medioambiental (herencia mendeliana), y cuyas leyes de transmisión son simples y perfectamente conocidas por aquellos que se dedican a la cría de canarios de color, en cuanto a la transmisión genética del canto se refiere, nos encontramos con la implicación de un gran número de genes, cuyo aporte al fenotipo es sumatorio, y sometidos a una gran incidencia medioambiental (herencia poligénica). Por tanto, resultará mucho más difícil al canaricultor que cultive razas de canto prever, en base a unas determinadas leyes de transmisión genética, la posible descendencia de una determinada pareja.

Así las cosas, ¿qué recurso le queda al canaricultor para fijar unas determinadas características referidas al canto?

La respuesta a esta pregunta es la siguiente: observación; observación de nuestros ejemplares, y de su descendencia para, de un modo empírico, determinar su grado de homocigosis en cuanto al canto se refiere.

Conviene, antes de continuar con la exposición, aclarar que un canario será tanto más homocigótico, en cuanto al canto, cuanto mayor sea el grado de correspondencia entre su fenotipo (el canto que emite y percibimos acústicamente) y su genotipo (el canto que lleva en estado latente en sus genes, susceptible de ser transmitido a su prole, que siempre será, como mínimo, igual o mayor que el canto que percibimos). Por el contrario, será tanto más heterocigótico cuanto menor sea el grado de correspondencia entre su fenotipo y su genotipo.

Hecha esta aclaración, y relacionándola con lo que veníamos exponiendo, cabe decir que tendremos que aplicar la observación para apreciar el grado de homocigosis que presentan nuestros ejemplares.

Y os preguntareis: ¿y cómo podemos saber si un determinado ejemplar, con el cual pretendemos establecer un linaje determinado, es homocigótico o no en cuanto al canto se refiere?

Intentaré dar respuesta a esta pregunta exponiendo un método de trabajo que puede resultar útil para conseguir el fin perseguido, es decir, determinar si el ejemplar con el que iniciamos nuestra línea de canto es homocigótico.

Si tenemos un macho determinado al que llamaremos “A” (rico, por ejemplo, en floreos y giros discontinuos) y lo cruzamos con tres hembras de nuestro aviario, que llamaremos B, C y D, de estos cruces obtendremos hembras y machos “AB”, ”AC” y “AD” que tendrán un 50% de sangre del macho “A”. Pues bien, observaremos a los machos “AB”, “AC” y “AD” y aquellos cuyo canto presente mayor parecido con el del padre nos van a indicar que hembras debemos usar en la temporada siguiente para conseguir nuestros propósitos; de tal forma que cruzaremos al padre con las hermanas de aquellos canarios que demostraron tener un canto más parecido al del padre (en esta primera generación los machos que obtengamos, por el alto grado de heterocigosis, fruto del cruce de su padre con sus respectivas madres, únicamente se limitarán a emitir algunos giros del padre, con lo cual cualquier parecido con el padre será muy lejano). Siguiendo con la exposición, supongamos que las hembras “AC” y “AD” tienen hermanos con ciertos floreos que recuerdan al canto paterno, y las hembras “AB”, en cambio, prácticamente no presentan ningún floreo parecido al del padre; está claro, a la siguiente temporada cruzaremos al macho “A” con sus hijas “AC” y “AD”. De este cruce obtendremos machos y hembras “AAC” y “AAD” que tendrán un 75% de sangre del macho “A”. A la siguiente temporada obraremos igual que en la anterior de tal forma que del cruce del macho “A” con sus nietas “AAC” y/o “AAD” obtendremos machos y hembras “AAAC” y “AAAD” que llevarán un 87,5 % de sangre del macho “A”. Llegados a este punto, habremos terminado nuestro trabajo y los resultados obtenidos nos indicarán lo siguiente: si los machos “AAAC” y/o “AAAD” tienen un canto muy parecido al del macho “A” esto significa que el macho “A” era homocigótico en cuanto al canto, es decir, su fenotipo era fiel exponente de su genotipo y, además, por definición, al llevar un elevadísimo grado de sangre del macho A, los machos “AAAC” y/o “AAAD” también serán homocigóticos en cuanto al canto, y, por tanto, transmitirán fielmente sus cualidades canoras a su prole. Si, además, durante todo este proceso hemos sido hábiles y hemos ido reservando hembras “AC”, “AD” (denominadas media sangre), y posteriormente hacemos acertados cruces siguiendo las tablas de Felch, habremos creado una propia línea partiendo de un macho “A”; línea, ésta, cuyos ejemplares poseerán un alto grado de homocigosis en cuanto al canto se refiere. Si por el contrario los machos “AAAC” y/o “AAAD”, finalmente, no presentan un canto parecido al del padre “A” será señal de que éste era heterocigótico, en cuanto al canto, con lo cual no resultará muy útil para el inicio de una línea de canto propia basada en los giros de dicho ejemplar.

Por último quisiera decir que este escrito ha sido efectuado con la finalidad de compartir conocimientos con todos aquellos noveles aficionados ávidos de recibir información, pues entiendo que lo expuesto en el mismo, por sabido, poca o ninguna información nueva puede aportar a los canaricultores más experimentados.

Recibid todos los miembros del foro un cordial y afectuoso saludo.

JOSÉ FULGENCIO IBÁÑEZ MARTINEZ (C.N. AT-74)

Te puede interesar

Escribe un comentario